Pautas de recuperación de una operación de tobillo

Un buen programa de rehabilitación de tobillo puede marcar la diferencia entre una rápida y más lenta recuperación. Si te han operado del tobillo por un problema de una rotura u otro tipo de lesión ya te habrá explicado que es fundamental seguir un tratamiento de rehabilitación.

Tratar de recuperarte por tu cuenta es posible, pero se corre el riesgo de forzar el tobillo y la zona operada y provocarse una lesión. Y, por otro lado, la ayuda de un profesional de la fisioterapia te ayudará a acelerar los plazos  y a trabajar aquellos aspectos que presenten más problemas.

Los profesionales de Fisiohogar en San Sebastián de los Reyes acuden a tu domicilio evitándote así las molestias de trasladarte a una clínica, para que concentres tus esfuerzos en realizar los ejercicios que te proponga el fisioterapeuta.

Lo primero que te darán es una serie de pautas como hacer reposo el tiempo que se considere oportuno dependiendo del tipo de intervención que se haya practicado, no apoyar el pie intervenido, aplicar frío o llevar un vendaje adecuado.

Cuando la recuperación vaya más avanzada empezará el momento de mover el tobillo operado. Al principio es normal que sientas miedo, la zona estará más debilitada por la propia operación y por el tiempo de reposo en el que no se ha ejercitado. Ante todo hay que tener paciencia y no adelantarse a las indicaciones dadas.

Una de las cosas que se suele recomendar son los masajes. Éstos relajan la zona y preparan los músculos y ligamentos. Después es probable que tu fisioterapeuta te indique unos ejercicios destinados a fortalecer la musculatura de la zona del tobillo y de toda la pierna. Otra posibilidad es realizar movilizaciones y estiramientos destinados a favorecer la flexibilidad, la elasticidad y la movilidad de la zona del tobillo.