El masaje como herramienta del fisioterapeuta

A pesar de la aparición en fisioterapia de numerosas técnicas especiales, a menudo globales y a veces sofisticadas, el fisioterapeuta no podrá nunca prescindir de El Masaje; como una de las técnicas manuales básicas, que le permitirán un mejor acercamiento al paciente.

El Masaje es la “manipulación de los tejidos blandos con finalidad terapéutica, higiénica o deportiva” El masaje es parte integrante e indispensable de la fisioterapia al preparar o completar una reeducación muscular.

Además de sus efectos fisiológicos que enumeraremos más adelante, el masaje permite que se establezca un clima de confianza entre el paciente y el fisioterapeuta; ayudando así a realizar un tratamiento eficiente en un ambiente sin tensiones.

¿Qué efectos tiene el masaje?

Entre los efectos fisiológicos del masaje en el cuerpo humano, podremos mencionar:

  • Mejora la movilidad articular
  • Reduce el tono muscular, rigidez, espasmos y contracturas.
  • Liberar la tensión en las fascias
  • Suprime las adherencias, flexibiliza los tejidos
  • Mejora la circulación, el retorno venoso y el sistema linfático
  • Estimula las terminaciones nerviosas

 

 

Existen diferentes técnicas de masaje, y en el curso de una sesión de masaje se utilizarán varias de ellas en función de los objetivos y efectos que se quieran. Sólo un profesional de fisioterapia sabrá elegir aquellas técnicas idóneas a cada caso y paciente; pero lo que sí es importante es que cualquiera de ellas no deberá jamás provocar lesiones.

Existen diversos aparatos para efectuar masajes, pero no remplazarán jamás las manos del fisioterapeuta, ya que tan solo ellas pueden sentir, juzgar y adaptarse a las reacciones del paciente.

¿Todo el mundo puede recibir un masaje?

Casi todo el mundo puede recibir un masaje y en función de su patología se adaptará el tipo de masaje. Podemos encontrar masajes muy suaves del estilo del drenaje linfático hasta masajes más fuertes para tratar una contractura muscular , masajes para preparar al deportista para una competición y masajes para recuperar tras una competición.

Pero no todo el mundo puede recibir un masaje, los masajes están contraindicados en:

  1. Inflamaciones agudas
  2. Período agudo de traumatismos como esguinces, contusiones, derrames articulares
  3. Flebitis al comienzo de su evolución
  4. Problemas dermatológicos
  5. Personas que no toleran el masaje (psíquico)

Cuando necesites un masaje cuenta con un fisioterapeuta, que es un profesional sanitario, y tendrás la garantía de que recibirás el tratamiento adecuado para tu dolencia.

Contáctanos con nosotros y el equipo de fisioterapeutas Fisiohogar se desplazará con gusto a tu domicilio para atenderte en la comodidad de tu hogar.