Tratamiento de fisioterapia para las fracturas de la mano

En este artículo haremos mención aquellas fracturas más frecuentes en los huesos de la mano; y su tratamiento.

Dado que pueden acarrear graves secuelas funcionales, pues muchas veces la sola fractura de un hueso de la mano puede obstaculizar en un grado notable el uso de la extremidad superior, exige un tratamiento médico adecuado y tratamiento de fisioterapia específico no sólo posterior a la inmovilización sino durante la misma.

Distinguiremos las siguientes Fracturas:

 

  1. Fractura del Escafoides: difícil de descubrir la inmovilización es de unas 8 a 12 semanas con el pulgar en abducción completa.

    Fractura de escafoides
  2. Fractura de Bennet: es la fractura de la base del primer metacarpiano asociada a luxación de la articulación trapecio metacarpiana. Se  inmoviliza por 4 semanas, aunque a menudo se practica una osteosíntesis con clavo.

    Fractura de Bennet
  3. Fracturas de la base o de las diáfisis de los metacarpianos: inmovilización por 4 semanas así sea con tratamiento conservador o con tratamiento de osteosíntesis con clavo de Kirschner.

    Fracturas del cuello de los metacarpianos
  4. Fracturas del cuello de los metacarpianos: reducción e inmovilización por 3 semanas.

    Fracturas del cuello de los metacarpianos
  5. Fracturas de la primera y segunda falange: inmovilización en flexión sobre férula o si es articular con un clavo; y debe durar entre 3 y 6 semanas.

    Fracturas de la primera y segunda falange
  6. Fractura de la falange distal: inmovilización de 2 a 3 semanas.

 

 

 

Como podemos ver la duración de la inmovilización, el tipo de reducción sea conservadora o quirúrgica queda a criterio del especialista y la evolución de la misma. Esta variará varía según la localización de la fractura, lo mismo que la posición de inmovilización, aunque siempre va dirigida hacia la posición funcional de la mano.

La fisioterapia en estas fracturas.

El tratamiento de fisioterapia durante el tiempo de inmovilización, debe seguir las líneas de tratamiento de los traumatismos en general; pero se imponen dos observaciones en particular:

  • Puesto que la inmovilización es lo más selectiva posible, es indispensable la movilización activa y pasiva de las otras articulaciones de los dedos, sin olvidar la muñeca, el codo e inclusive el hombro
  • La posición de elevación, el masaje y los ejercicios activos de las otras articulaciones, evitarán los trastornos circulatorios y las algoneurodistrófias post traumáticas (Sudeck).

Después del período de inmovilización, la fisioterapia va dirigida a recuperar la movilidad de las articulaciones implicadas, ( mejorar la elasticidad y contractibilidad de las estructuras ligamentosas) mejorar la elasticidad y contractibilidad de las estructuras ligamentosas, recuperar la fuerza de la musculatura, y un programa de ejercicios funcionales.

Sí alguna vez en tu actividad diaria sufres alguna de estas fracturas, no dudes en contactar con nosotros, un equipo de fisioterapeutas preparados que podremos orientarte y garantizarte el mejor tratamiento.