Linfedema o linfoedema – ¿qué es? y ¿cómo se trata?

Linfoedema o linfedema es el nombre de un tipo de inflamación, que ocurre cuando se acumula linfa en los tejidos blandos del cuerpo causando hinchazón. Se puede acumular cuando el sistema linfático está dañado o bloqueado. Por lo general suele ocurrir en los brazos o las piernas, pero también puede afectar otras partes del cuerpo. El Linfoedema puede causar problemas físicos, psicológicos y sociales a largo plazo en los pacientes; afectando  las actividades diarias y la capacidad de trabajar y disfrutar de las aficiones.

¿QUÉ ES EL SISTEMA LINFÁTICO?

El sistema linfático está considerado como parte del sistema circulatorio, está formado por los vasos linfáticos, unos conductos cilíndricos parecidos a los vasos sanguíneos, que transportan un líquido llamado linfa; además de los ganglios y los órganos linfoides. Este sistema constituye por tanto la segunda red de transporte de líquidos corporales. Las siguientes son las partes del sistema linfático que desempeñan una función directa en el Linfoedema:

  1. Linfa: líquido transparente que contiene linfocitos (glóbulos blancos) que combaten las infecciones y la formación de tumores. La linfa también contiene plasma, la parte acuosa de la sangre que transporta las células sanguíneas.
  2. Vasos linfáticos: red de tubos delgados que recogen linfa de diferentes partes del cuerpo y la devuelven al torrente sanguíneo.
  3. Ganglios linfáticos: estructuras pequeñas, en forma de frijol que filtran la linfa y almacenan los glóbulos blancos que ayudan a combatir infecciones y enfermedades. Los ganglios linfáticos están ubicados a lo largo de la red de vasos linfáticos de todo el cuerpo. Se encuentran racimos de ganglios linfáticos en la axila, la pelvis, el cuello, el abdomen y la ingle.

El bazo, el timo, las amígdalas y la médula ósea también forman parte del sistema linfático, pero no desempeñan una función directa en el linfedema.

Causas del Linfoedema

La razón más común para la obstrucción linfática es la extirpación o inflamación de los ganglios linfáticos.

Las causas de la obstrucción linfática incluyen:

  • Infecciones parasitarias
  • Lesión de los vasos linfáticos o ganglios
  • Radioterapia
  • Infecciones cutáneas como celulitis (más común en pacientes obesos)
  • Cirugía
  • Tumores

Las formas raras de linfoedema que se presentan desde el nacimiento (congénitas) pueden resultar de problemas en el desarrollo de vasos linfáticos.

Tratamiento

La meta del tratamiento es controlar la hinchazón y otros problemas que causa el Linfoedema. El daño al sistema linfático no se puede reparar. El tratamiento se administra para controlar la hinchazón que causa e impedir que se presenten o empeoren otros problemas.

La fisioterapia es el tratamiento  recomendado. El tratamiento puede incluir una combinación de varios métodos físicos.

La meta de estos tratamientos es ayudar a que el paciente continúe con sus actividades de la vida diaria, reducir el dolor y mejorar la capacidad para moverse y usar el miembro (brazo o pierna) con linfedema.

El tratamiento para el Linfoedema incluye:

  • Compresión (usualmente con envoltura en vendajes o con bomba de presión neumática )
  • Drenaje linfático manual
  • Ejercicios suaves de amplitud de movimiento.

El tratamiento también incluye el cuidado de la piel para prevenir lesiones, infección y ruptura de esta.

El drenaje linfático manual es una técnica terapéutica de masaje leve. Durante el masaje la piel se mueve en ciertas direcciones sobre la base de la estructura del sistema linfático. Esto ayuda a que el líquido linfático drene a través de los canales apropiados. Se indica un programa de ejercicios ligeros, para mantener la amplitud articular.

El uso de prendas de compresión en la zona afectada o de una bomba de compresión neumática puede servir. Los dispositivos de compresión son bombas conectadas a una manga que se envuelve alrededor del brazo o la pierna y aplica presión en forma intermitente. La manga se infla y se desinfla en un ciclo cronometrado. Esta acción de bombeo puede ayudar a mover el líquido a través de los vasos linfáticos y las venas, e impedir que el líquido se acumule en el brazo o pierna. Los dispositivos de compresión pueden ser útiles cuando se agrega a la Fisioterapia. El uso de estos dispositivos debe ser supervisado por un profesional capacitado porque demasiada presión puede dañar los vasos linfáticos cerca de la superficie de la piel El médico y el fisioterapeuta decidirán cuáles son los mejores métodos de compresión.

En algunos casos, se utiliza la cirugía, pero su efectividad es limitada. Aún si su médico decide este procedimiento, necesitará fisioterapia después de la cirugía para reducir el linfedema.