Fisioterapia y ortopedia pediátrica

La Ortopedia Pediátrica es una especialidad médica dedicada a prevenir y corregir las deformidades del sistema músculo esquelético, ya sean congénitas o adquiridas. Para ello la ortopedia emplea desde aparatos correctores (órtesis), cirugías y la prescripción de ejercicios.

La Fisioterapia cumple un rol fundamental en la prescripción de ejercicios pues es el especialista en diseñar un programa de ejercicios de reeducación tanto en el tratamiento conservador con órtesis, como en el tratamiento post-operatorio si la opción es quirúrgica.

El desarrollo físico del niño, no consiste sólo en el aumento de tamaño, sino el cambio y la adaptación según las exigencias del medio ambiente. El desarrollo físico puede retrasarse o deformarse por muchos factores mientras transcurre la infancia. Estos factores pueden ser congénitos o adquiridos a lo largo de su desarrollo. Una postura anormal resultado de un desequilibrio muscular o malformaciones óseas congénitas, causará trastornos en el desarrollo del niño en crecimiento dando lugar a deformidades más graves e incapacitantes. Esto pone de manifiesto la urgencia del tratamiento, que debe comenzar antes de que pueda alterarse el desarrollo y se instauren lesiones irreversibles.

Entre las malformaciones ortopédicas más frecuentes que encontramos en niños, tenemos:

Deformidades del pie

  • Pie Plano: disminución de la altura del arco plantar longitudinal
  • Pie  Cavo: aumento de la altura del arco plantar longitudinal
  • Pie equino: pie en flexión plantar (en puntillas)
  • Pie equino-varo: en flexión plantar, aducción e inversión.

Deformidades de rodillas y piernas

  • Genu valgum : rodillas en extensión
  • Genu Recurvatum: rodillas en flexión
  • Vicios de torsión de los miembros inferiores
  • Desequilibrios rotulianos

Deformidades de la columna vertebral

  • Cifosis: curvatura exagerada de la columna dorsal
  • Escoliosis: desviaciones laterales de la columna
  • Tortícolis congénita: contracción tónica y fija de la musculatura del cuello

Todas estas alteraciones pueden ser tratadas de manera conservadora si son diagnosticadas a edad temprana. Con un buen tratamiento de Fisioterapia que  prescriba los ejercicios adaptados a cada patología y una reeducación en los hábitos posturales.

Es importante una valoración, no sólo del especialista en ortopedia pediátrica, sino la valoración del  fisioterapeuta, quien llevará a cabo un plan de tratamiento y seguimiento del mismo.

Si las alteraciones músculos esqueléticos no se corrigen con el tratamiento conservador, y el médico opta por la solución quirúrgica; la fisioterapia post-operatoria inmediata ayuda a la recuperación y el éxito quirúrgico, recuperando la función normal y acelerando la recuperación.

En Fisiohogar te ofrecemos una valoración gratuita de tu caso, y te orientamos sobre las soluciones y opciones para ti.

Contacta con nosotros.