La fisioterapia como alternativa terapéutica en enfermedades neurológicas

En el tratamiento de los distintos problemas o enfermedades neurológicas la fisioterapia es actualmente de gran ayuda. La mayoría de estas enfermedades requieren tratamientos muy largos pues son enfermedades crónicas y/o degenerativas que van demandando cambios en las sesiones para atender la necesidades del paciente.

Cuando se diagnostica una enfermedad neurológica los especialistas indican un programa de actividades y medicamentos destinados a minimizar, en la medida de lo posible, los problemas, prevenir la aparición de otros problemas y el deterioro del estado general de salud. Además de estas medidas, contar con la fisioterapia especializada en enfermedades neurológicas es una herramienta muy valiosa que puede contribuir en gran medida a la mejora del estado de salud de un paciente con una enfermedad neurológica.

Nuestros fisioterapeutas permanecen al día de las últimas tendencias y avances relacionados con la fisioterapia neurológica y, sin dejar de lado las indicaciones de su médico, le propondrán una tratamiento que complete las demás indicaciones buscando siempre la mejora del paciente.

Plan a medida

Como ante cualquier problema, el tratamiento debe ser personalizado y centrarse en los problemas de cada persona. Nuestros profesionales observarán y estudiarán al paciente y, en función del momento en el que se encuentren, seguirán un plan de trabajo concreto. La observación y evaluación constante de las personas con una enfermedad neurológica es fundamental. En cualquier momento pueden aparecer nuevos síntomas que reclamen una intervención rápida.

Por otro lado, al observar de manera constante al paciente se detectan variaciones, mejoría o empeoramiento, que hará que se hagan ajustes en el plan de trabajo.

Una rutina más

En estos casos la fisioterapia se convierte para los pacientes en una rutina más, algo que hacen de manera habitual todos los días y ya no supone un esfuerzo añadido. Dependiendo de la edad del paciente, las actividades de fisioterapia se convierten en un juego, algo divertido que, además, les reporta beneficios y alivia dolores y problemas relacionados en muchos casos con la musculación, las articulaciones,  el equilibrio, la coordinación o la adopción de posturas correctas.