Fisioterapia para prevenir las caídas en personas mayores

Las caídas en personas mayores tienen una elevada incidencia y generan en muchos casos lesiones y secuelas que disminuyen su calidad de vida. Las causas que pueden originar caídas son múltiples:

  1. Pueden venir de la propia persona: presencia de diferentes patologías reumatológicas o neurológicas, deterioro cognitivo, pérdida de visión, desorientación, disminución de la fuerza, la coordinación o el equilibrio,…
  2. Factores externos: barreras arquitectónicas, mal estado de las calles, falta de medidas de adaptación en el hogar…

 

¿CÓMO PUEDE AYUDAR LA FISIOTERAPIA A PREVENIR LAS CAÍDAS EN PERSONAS MAYORES?

Como he dicho antes, uno de los factores determinantes es el empeoramiento del estado físico, es decir, la pérdida de masa muscular o la pérdida de equilibrio y coordinación, entre otros. El ejercicio es fundamental en personas mayores, es positivo tanto física como psicológicamente, mejorando su calidad de vida. Desde la fisioterapia, y mediante ejercicio terapéutico, se contribuye a frenar ese deterioro físico, y a su vez mental, con la realización de sesiones personalizadas, enfocadas a sus necesidades individuales.

EJERCICIOS DE EQUILIBRIO Y COORDINACIÓN

  1. De pie, mantener el apoyo monopodal, es decir, a pata coja, durante 30 segundos tanto con ojos abiertos como con ojos cerrados.
  2. Marcha hacia atrás, hacia los lados o con obstáculos.
  3. Caminar de puntillas y de talones.
  4. Ejercicios con balón en bipedestación. Lanzar, atrapar o botar una pelota.

Estos son solo unos ejemplos muy simples de ejercicios que se pueden incluir en un sesión de fisioterapia con una persona mayor que ayudan a prevenir las caídas, pero muchos os preguntaréis

¿y por qué tiene que realizarse con un fisioterapeuta?

Es necesario, como ya os hemos hablado en otras ocasiones, que el ejercicio terapéutico se adapte completamente a cada paciente: a su disposición, a las patologías que presenta, a su entorno, etc. El fisioterapeuta llevará a cabo ejercicios y actividades concretas que permitan alcanzar los objetivos que se marcan para cada paciente a corto y largo plazo, entre ellos, por supuesto, evitar las caídas en el domicilio y en la calle.