Esclerosis múltiple y fisioterapia para llevar una vida normal

Cuando nos diagnostican una esclerosis múltiple se nos cae el cielo encima. Es normal, es una enfermedad que nos va a acompañar toda la vida y que, lo queramos o no, irá deteriorando nuestra calidad de vida. Esto es así. Sin embargo, hay que aprender a asumirla y aprender a vivir con ella.

Actualmente, cada vez hay más avances y la esclerosis múltiple se puede controlar y podemos tener una independencia y calidad de vida bastante buena. Para lograr todo esto es fundamental que una vez conocida la enfermedad cuentes con la ayuda de tus médicos y también de tus fisioterapeutas. El trabajo conjunto de ellos y tu fuerza de voluntad puede ayudarte a mantener una vida normal.

La esclerosis múltiple se manifiesta de distintas formas e intensidades. Aunque hay unas patrones en cada persona se manifiesta de una manera, por eso es fundamental que tu terapeuta haga un seguimiento personalizado de tu caso. Los síntomas de la esclerosis múltiple que suele tratar la fisioterapia están relacionados con la pérdida de fuerza en las extremidades, falta de coordinación y equilibrio, problemas relacionados con la marcha, dolores en la zona lumbar y en la parte del cuello y hombros, etc. 

Los dolores en todas estas zonas son también muy habituales, a veces debidos a las malas posiciones y contracturas.

En todo esto es en lo que te puede ayudar la fisioterapia, que además de tratar de solucionar los problemas que van surgiendo y de tratar de recuperar la zonas, también desempeña una importante labor de prevención. Con el trabajo y ejercicios diarios se consigue tener los músculos y articulaciones en buenas condiciones y así se pueden alejar los problemas de deterioro de las funciones.

En esta ardua tarea tu actitud es fundamental, no vas a estar solo, pero debes afrontarlo como un reto que debes superar día a día, aprendiendo a sobreponerse a los malos momentos y contratiempos.