¿Dolores articulares y musculares? Descubre cómo te ayuda la fisioterapia

¿Tienes dolores articulares y musculares en alguna zona de tu cuerpo? Si es así ya sabes lo incómodos y molestos que pueden ser y la forma en la que afectan a tu vida y actividad diaria. Si quieres que dejen de causarte problemas acude a tu fisioterapeuta.

En Fisiohogar contamos un equipo de terapeutas con amplia experiencia en el tratamiento de este tipo de problemas. En cuanto te pongas en contacto con nosotros uno de nuestras especialistas comenzará a estudiar tu caso para concretar tu tratamiento.

En los casos de dolores articulares y musculares es importante que acudas al especialista cuanto antes. Muchas veces creemos que con algo de reposo y algún relajante podemos dejar atrás estos problemas. Sin embargo, en la mayoría de los casos no es así. Cuando aparece un problema articular o muscular hay que indagar para averiguar la causa y tratarlo adecuadamente para su recuperación y para prevenir nuevos problemas. 

Los tratamientos de fisioterapia resultan muy efectivos en estos casos relajando la zona con dolores, mejorando la flexibilidad, fuerza y capacidad de movimiento. Todo esto se consigue combinado en las sesiones masajes y ejercicios o movilizaciones.

Aunque cada tratamiento es único, muchas de las sesiones fisioterapéuticas para tratar dolores articulares y musculares suelen constar de:

  • Masajes destinados de deshacer las contracturas de la zona. Con distintos masajes manuales se trata de eliminar los nudos y tensiones en articulaciones y músculos, relajando la zona, estirándola y dejándola más flexible para realizar ejercicios.
  • Con distintos tipos de ejercicios la fisioterapia consigue mejorar de manera notable la zona de tu cuerpo que se ve afectada por los dolores y tensiones musculares y articulares. Algunos ejercicios están orientados a fortalecer la musculatura, puesto que muchas veces la falta de musculación es la que provoca una mala posición y dolor. Por otro lado también se realizan ejercicios que trabajan la flexibilidad y agilidad de los ligamentos  y las articulaciones a la vez que se trabajan las posiciones. Porque una mala posición puede provocar importantes dolores.