Cinco ejercicios para recuperar la fuerza y movilidad de la rodilla

La rodilla es una parte esencial de nuestro cuerpo para mantener nuestra libertad de movimientos y autonomía. Cuando por algún motivo tenemos una lesión en la rodilla nos sentimos limitados. Para que esta situación no se convierta en algo habitual y constante una buena solución es recurrir a un tratamiento de fisioterapia.

En San Sebastián de los Reyes contamos fisioterapeutas especializados en todo tipo de problemas articulares y musculares que podrán buscar la mejor solución para tu caso.

Dependiendo del tipo de problema o lesión que tengas en la rodilla tu terapeuta te recomendará un programa de rehabilitación concreto en el que se atenderá a los problemas derivados, por ejemplo, de una lesión en el menisco, un problema de ligamentos o una intervención para la colocación de una prótesis de rodilla.

Teniendo en cuenta estas peculiaridades te podemos describir cinco ejercicios de rodilla que suelen formar parte de los programas de rehabilitación.

  1. Extensión de rodilla trabajando el quadríceps. Hay que colocarse sentado en el suelo con la espalda recta y al inspirar tensar la pierna mientras se trata de mover la punta del pie hacia la cara. Cuando se realiza este movimiento se intenta apretar la parte posterior del muslo hacia abajo. Mantener esta posición unos segundos.
  2. Semiflexión de rodilla para trabajar el quadríceps. Ejercicio similar al anterior solo que al realizarlo se coloca debajo de la rodilla una pequeña almohada o una toalla enrollada favoreciendo la semiflexión de la rodilla.
  3. Flexo extensión de la rodilla. Colocarse sentado sobre una silla con la espalda recta. Al inspirar extender la rodilla y mantenerla estirada unos segundos a la vez que se trata de mover la punta del pie hacia la cara.
  4. Estiramientos isquiotibial. Colocarse tumbado bocarriba con las piernas bien estiradas. Después colocar una cinta alrededor de la planta del pie y con la ayuda de los brazos ir elevando la pierna estirada lo máximo posible, tratando de alcanzar los 90 grados. En la máxima posición aguantar unos segundos.
  5. Estiramiento de rodilla de pie. Colocarse sobre una superficie dura como una mesa y colocar la pierna estirada sobre ella. Empezar a doblar el tronco para intentar coger la punta del pie con las manos. En la máxima posición de estiramiento aguantar unos segundos y repetir.