Fisioterapia en la tercera edad

En las personas de la tercer edad suelen ser habituales enfermedades que reducen su movilidad y limitan su autonomía, en ocasiones causando dolor intenso y teniendo como consecuencia un empeoramiento notable de la calidad de vida.

Incluso quienes llegan a edades avanzadas con buena salud ven cómo su cuerpo ya no responde de la misma manera al producirse un debilitamiento muscular, al que se le puede sumar una peor estabilidad y una disminución de los reflejos.

En Fisiohogar ayudamos a todas estas personas a que logren adaptarse a esa nueva situación limitando riesgos y favoreciendo procesos de recuperación, y en los casos en los que alguna enfermedad degenerativa que frecuentemente afecta a las articulaciones, o tal vez debido a una intervención quirúrgica, ha causado un empeoramiento físico notable, planificamos sesiones de fisioterapia que contribuirán de manera activa a mejorar el estado de salud y a recobrar la autonomía que se ha perdido.

En los ancianos encontramos enfermedades que se repiten y en las que los fisioterapeutas de Fisiohogar tenemos una larga experiencia.

Las artritis y las artrosis suelen ser responsables de un buen número de consultas debido a que condicionan muy negativamente la vida de las personas que las padecen. Se busca alivio al dolor, pero sobre todo regresar a una situación en la cual estos pacientes puedan valerse por si mismos.

En el caso de las enfermedades neurológicas, si bien la curación no se va a conseguir con la fisioterapia, si que se puede mejorar la calidad de vida de los pacientes, logrando al mismo tiempo una evolución más lenta. En Fisiohogar consideramos que es fundamental explicarle tanto a los pacientes como a sus familiares lo que se puede conseguir con la fisioterapia, sin crear falsas expectativas que serían perjudiciales y contrarias a todo lo que podemos lograr. Por ese motivo, de manera periódica, les explicamos los avances que se van consiguiendo y qué podemos lograr a corto o medio plazo.

No podemos olvidar tampoco los problemas derivados de accidentes, caídas, que en ocasiones están causados por la osteoporosis que ocasiona un debilitamiento de la masa ósea. En estos casos siempre buscamos una total implicación de los pacientes en su recuperación, pues suele ser frecuente encontrar a personas en estado depresivo ante lo que consideran una evolución que no tiene vuelta atrás.

Nuestros fisioterapeutas no sólo van a centrar su trabajo en el trabajo físico de las sesiones de fisioterapia, sino que de manera destacada van a buscar que los pacientes se ilusionen en su recuperación, y que el descubrimiento de las nuevas mejorías incremente su motivación para conseguir la recuperación deseada.

Si desea conocer lo que nuestros fisioterapeutas pueden ofrecerle, solicite una primera sesión de fisioterapia en la que evaluaremos su situación y le propondremos un plan a seguir. Le explicaremos qué evolución podemos esperar y hasta dónde podemos llegar en su mejoría.

Nuestro servicio de fisioterapia a domicilio en Sevilla (consulte el listado de barrios y localidades donde trabajamos) está especialmente pensado para que no se tenga que preocupar por desplazamientos. Nosotros vamos a su domicilio, sin que usted tenga que pagar ninguna cuota adicional, independientemente de dónde se encuentre.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies