Lesiones en el «derbi» madrileño – fisioterapia deportiva –

El blog de hoy se lo vamos a “dedicar” a los derbis que se aproximan entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid en Champions League, o mejor dicho a las lesiones que impedirán a dos de sus futbolistas participar en ellos.

En primer lugar, el jugador del Real Madrid Gareth Bale, se lesionó, otra vez, durante el partido contra el Barsa. Gareth Bale reaparecía tras retirarse hace unas semanas en un partido con el Bayern por molestias en la tobillo derecho (operado en noviembre). El comunicado que ha emitido el club, es que el futbolista presenta una lesión de grado 2 en el sóleo (músculo que se sitúa detrás de los gemelos y forma parte del tríceps sural) de la pierna izquierda.

Esta lesión de grado 2 significa que existe una rotura de fibras musculares que se acompaña generalmente de hematoma y supone, al menos, tres semanas de baja. Esta nueva lesión de Bale está generando gran controversia,ya como hablamos en la entrada del blog sobre fisioterapia deportiva tanto los clubes como deportistas intentar acelerar al máximo los tiempos de recuperación. Esto en ocasiones tiene consecuencias, ya no solo en cuanto a recaídas en la misma lesión, sino que se producen otras por la falta de preparación o entrenamiento y retomar demasiado rápido la alta competición.

También se perderá, al menos el primer partido, el jugador del Atlético de Madrid Yannick Carrasco. Durante el partido que disputaron contra el Villareal sufrió un golpe en su hombro derecho, y tras realizarle pruebas médicas el club ha informado que presenta un esguince acromioclavicular.

La articulación acromioclavicular es la que une, como su nombre indica, la clavícula con una prominencia de la escápula que se denomina acromion. Está tiene unos elementos pasivos de estabilización que son la cápsula que la rodea y los ligamentos, concretamente los ligamentos coracoclaviculares, que se pueden dañar a sufrir traumatismos fuertes.

En este caso, el jugador tiene un mejor pronóstico, ya que al ser de grado I, sólo existe una distensión y el tiempo de recuperación es menor. Además, y aunque la articulación acromioclavicular es importante durante el braceo en la carrera, el hecho de que sea una lesión del miembro superior permite que se reincorpore antes.