Fascitis plantar por el uso de sandalias

Hace algunos días os hablábamos de la FASCITIS PLANTAR y su tratamiento de fisioterapia y en el artículo de hoy quiero dar respuesta a una de las preguntas que nos habéis hecho:

¿POR QUÉ ES UNA DE LAS PATOLOGÍAS MÁS FRECUENTES EN VERANO?

Cuando empiezan los días de mucho calor, pasamos de forma repentina de un calzado cerrado a uno mucho más fresco: las chanclas. Este calzado veraniego, chanclas o sandalias, normalmente tiene una suela muy plana y, en ocasiones, no sujetan de forma adecuada al pie. El zapato plano obliga al pie a encargarse de la adaptación de todas las irregularidades que hay en el terreno, algo que normalmente realiza con la ayuda de la amortiguación de la suela. Además provoca que el reparto de las cargas en el pie cuando caminamos no sea el más proporcionado. Todo ello puede tener como consecuencia una sobrecarga en la musculatura posterior de la pierna, gemelos y sóleo, y en el tendón de Aquiles, que finalmente puede desembocar en tensión de la fascia plantar.

¿qué ocurre al caminar con sandalias?

Además, con este tipo de calzado se modifica la forma de andar, los dedos tienen que sujetar la chancla para que no se escape y el tobillo se fuerza más, se sobrecarga la musculatura flexora de los dedos para sujetar y evitar que la zapatilla salga disparada. Es también habitual sufrir esguinces, por la falta de sujeción, ya que se aumenta el riesgo de sufrir una caída.

¿qué puedo hacer para evitar la lesión?

Un calzado con sujeción ayuda a prevenir

Hoy en día su uso está muy extendido, y vemos chanclas fuera de la piscina o la playa. Lo ideal es que su utilización se limite en suelos duros como los de las aceras. Lo ideal, en verano, para caminar por la ciudad es un calzado cerrado que tenga buena transpiración o sandalias con sujeción y una pequeña suela o cuña de uno o dos centímetros.

Si después de varios días de piscina notas molestias en la planta del pie, acércate a tu fisioterapeuta para que valore el estado de la musculatura y te recomiende los ejercicios adecuados antes de llegar a provocar una lesión grave.