Dolores en el embarazo – Sacroileitis

Las mujeres durante el embarazo sufren una serie de cambios en su cuerpo, vamos a hablar en esta ocasión de los cambios que se producen en su columna vertebral para alojar al feto y como consecuencia de ello, en ocasiones, como pueden sufrir una inflamación de la articulación sacroilíaca.

La llamada Sacroileítis es una inflamación de una o ambas articulaciones sacroilíacas, el lugar donde la columna lumbar y la pelvis se conectan. Esta articulación se encuentra ubicada a ambos lados del sacro, es decir, en la parte inferior de la columna vertebral. Se trata de una de las dolencias más comunes a partir del tercer trimestre y cursa con molestias o dolores punzantes que se extienden hacia uno o ambos lados de la articulación o hacia ambas piernas.

¿a qué se deben estos cambios? 

Esto es debido a los cambios que se producen en la columna vertebral que servirán para contrarrestar el peso de la madre con el del bebé ya que las articulaciones sacroilíacas deben aflojarse y estirarse para acomodar el parto.

El peso adicional y la alteración de la marcha durante el embarazo puede provocar una carga adicional en estas articulaciones, el dolor se hace mucho más agudo al permanecer sentado un tiempo prolongado, estar de pie mucho rato, cuando se dan vueltas en la cama también aumenta o incluso al subir escaleras.

¿qué se puede hacer para aliviar el dolor?

Para aliviar los síntomas de la sacroileitis durante el embarazo y sobretodo en sus primeras fases se debe tratar con terapia manual que nos ayudará a normalizar el rango de movimiento en la articulación y equilibrar el sistema muscular.

Como protocolo de tratamiento se debe realizar ejercicio, una rutina física diseñada por el fisioterapeuta que incluya ejercicios de estiramiento para mantener la flexibilidad de las articulaciones, aeróbicos que no impliquen movimientos de alto impacto, ejercicios de fortalecimiento para dar a los músculos una estabilidad adicional y mejorar la postura al dormir, el alivio se siente cuando se duerme de lado con una almohada entre las piernas para mantener las caderas bien alineadas y en nuestro dia a dia.

Una de las actividades recomendables es el Pilates que se trata de una actividad que permite fortalecer el suelo pélvico y perineo además de conseguir flexibilizar y fortalecer nuestro cuerpo.