Talleres para la prevención de lesiones en el ámbito laboral

El ámbito laboral es uno de los entornos donde más lesiones y accidentes se producen. Los talleres de carácter informativo y práctico resultan una medida eficaz para evitar muchos de estos problemas.

El desconocimiento de ciertas medidas y hábitos de trabajo puede ocasionar lesiones en el desempeño de nuestro actividades diarias que se pueden evitar de manera sencilla. El objetivo de los talleres de fisioterapia en el puesto de trabajo es explicar a los empleados cómo tener una mejor calidad de vida dentro del entorno laboral.

Los talleres se puede desarrollar en el mismo centro de trabajo impartido por uno de nuestros profesionales. Una vez conocido el campo de actividad de la empresa y las principales funciones y tareas que tienen que realizar los empleados se hace un listado de las posibles lesiones. A parir de ahí, se organizan talleres específicos para cada área.

La duración de los talleres dependerá del volumen de materia que se quiera abordar, pero pueden ser de un día o de tres o más. La estructura suele ser similar: primero una parte teórica en la que explican las posibles lesiones que se pueden surgir en nuestro entorno laboral, seguida de una parte más práctica y participativa en la que se enseñan posturas y ejercicios para la evitar los problemas y/o tratar de paliarlos.

Principales problemas

Como hemos comentado antes, las dolencias o lesiones a prevenir dependen de la área y actividad concreta que se desarrolla, pero algunas de las más comunes son:

  • Contracturas. Las tensiones musculares en distintas partes del cuerpo son muy comunes en el entorno laboral. A veces para prevenirlas es tan fácil como realizar pausas y estiramientos y adoptar posturas correctas al sentarse o coger material. Una vez que se han producido el tratamiento recomendado suele ser masajes fisioterapéuticos y después la realización de ejercicios para fortalecer los músculos y articulaciones.
  • Dolores de espalda, cuello, manos, piernas. Muchos de estos problemas se pueden paliar con mobiliario ergonómico. Sillas que sujeten y amparen la espalda, reposapiés que eleven al altura de los tobillos y favorezcan la buena circulación. Uso de almohadillas para el teclado y el ratón. Unidos a estos elementos es recomendable realizar pausas, estirarse y hacer ejercicios que favorezcan la flexibilidad y la fuerza de las zonas afectadas.
  • Problemas de visión. Mala situación frente a las fuentes de luz y una colocación incorrecta frente a la pantalla del ordenador pueden causar importantes problemas de visión.