Distrofia muscular de Duchenne, técnicas de tratamiento

Los tratamientos fisioterapéuticos en pacientes con distrofia muscular de Duchenne están orientados a controlar los síntomas que ya se han manifestado, tratar de evitar la aparición de otros nuevos y contribuir a tener la mejor calidad de vida posible.

La distrofia muscular de Duchenne es una de las más frecuentes y es una modalidad de la distrofia muscular que se caracteriza por desarrollarse de una manera más rápida que otras modalidades. Su origen está motivado por un gen defectuoso y se suele manifestar de manera temprana, en niños e incluso en lactantes.

Aunque la enfermedad se manifiesta de una manera determinada según cada paciente, los síntomas generales son:

  • Fatiga
  • Discapacidad intelectual y dificultades de aprendizaje
  • Debilidad en los músculos, sobre todo en las piernas, la cadera, brazos y cuello
  • Dificultades motoras y caídas frecuentes
  • Las dificultades para caminar se agudizan hacia los 12 años y suelen acabar en silla de ruedas
  • Problemas respiratorios y de cardiopatías

Para tratar de dar la mejor calidad de vida al paciente con distrofia muscular de Duchenne el trabajo diario con expertos en fisioterapia de enfermedades neurológicas es esencial. Además de realizar con el paciente los ejercicios y masajes oportunos, también se enseñará a los padres y familiares cómo hacerlos. En el caso de los niños con distrofia muscular de Duchenne el apoyo familiar es muy importante, los padres deben conocer algunas pautas de actuación y la técnica de los ejercicios porque es fundamental repetirlos varias veces al día.

En cuanto a las técnicas del tratamiento, se suele componer de masajes y tablas de ejercicios. Los masajes se ocupan en gran medida de paliar los dolores y de cuidar el estado de los músculos. Es muy frecuente que en estos pacientes aparezcan contracturas y retracciones musculares que hay que tratar de corregir y la acción directa de los masajes manuales es una de las formas más efectivas de lograrlo.

Las tablas de ejercicios son también esenciales en los pacientes con distrofia muscular de Duchenne. Un tratamiento continuado vigila y cuida la musculatura, se trabajan las posturas, las técnicas para levantarse y sentarse, se practica la marcha y también la coordinación y el equilibrio.