Beneficios de los masajes circulatorios

Los masajes circulatorios son una técnica o método que se aplica a diferentes problemas. Están indicados para problemas de piernas cansadas, problemas de varices o para la recuperación después de una intervención quirúrgica.

Los masajes circulatorios tienen que ser realizados por personas que cuenten con la debida formación y capacitación para conseguir los resultados marcados. Un profesional de la fisioterapia sabe de que manera debe actuar y cómo para que el masaje resulte beneficioso a su paciente.

En Fisiohogar Madrid contamos con un equipo de fisioterapeutas colegiados que están plenamente capacitados para dar este servicio.

Para determinar el tipo de masaje circulatorio que se necesita y el número de sesiones que se necesitarán, el fisioterapeuta estudiará su caso y le informará sobre el tipo de tratamiento más adecuado. La vigilancia y control será constante y, por tanto, dependiendo de su respuesta a los masajes y de su evolución, si es preciso se realizarán las modificaciones necesarias.

Los masajes circulatorios resultan tan efectivos porque al aplicar presión en unas zonas determinadas se consigue activar la circulación en una zona concreta y se fomenta que el paso de la sangre sea el adecuado. Además de los masajes el fisioterapeuta le dará otras recomendaciones relacionadas con la alimentación que pueden contribuir a la mejora de la circulación. A ello se añade la realización de ejercicios y pautas de actuación como pueden ser no cruzar las piernas, elevarlas cuando sea posible, darse baños de agua fría o realizar paseos.

En cuanto a las zonas en las que se suelen necesitar los masajes circulatorios suelen ser principalmente las piernas, pero también se pueden aplicar en otras zonas como las manos, brazos, el cuello o la zona del abdomen. La constancia en este tipo de tratamientos suele reportar pronto importantes resultados y el paciente nota la mejoría de forma rápida.