Beneficios de la fisioterapia ginecológica

La fisioterapia ginecológica no es de las especialidades de la fisioterapia más conocidas, sin embargo los beneficios que reporta esta terapia son muy importantes y positivos para la mujer.

Cuando se habla de fisioterapia ginecológica se hace referencia a los tratamientos para las mujeres embarazadas y para el resto. Es cierto que en la etapa del embarazo y  del postparto su ayuda es muy importante, pero también el resto del tiempo sobre todo cuando avanza la edad y pueden apararecer problemas de incontinencia.

¿En qué te puede ayudar la fisioterapia ginecológica?

Los beneficios de los tratamientos de fisioterapia ginecológica te permitirán, además de controlar los dolores y molestias que puedas tener, sentirte mejor y más segura, sobre todo en el tema relacionado con las pérdidadas de orina.

En el caso de las embarazadas la fisioterapia ginecológica ayuda:

  • Controlar los dolores articulares y musculares que aparecen con el aumento de peso y de presión del feto. Se realizan ejercicios y movilizaciones que permiten fortalecer las zonas más afectadas a la vez que se tratan de eliminar las contracturas y sobrecargas musculares.
  • Aprender técnicas de respiración que contribuirán a la relajación y al control de la respiración en el momento del parto.
  • Fortalecimiento y control de los músculos. Durante y en el momento del parto la zona del suelo pélvico sfre importantes transformaciones y es conveniente trabajar la musculatura de esta zona para que pueda realuzar sus funciones sin problemas.

Para las mujeres que no están embarazdas la fisioterapia ginecológica también reporta importantes beneficios. En todas las mujeres y más en el caso de la que han dado a luz, la zona del suelo pélvico es una de las zonas que más atención  requiere. La pérdida de fuerza en los músculos puede favorecer la incontinencia y causar molestias e inconvenientes. Con diferentes técnicas y ejercicios se fortalece la musculatura y se evitan así pérdidas de orina.