Ayuda fisioterapéutica en el embarazo, llámanos

Si estás buscando ayuda fisioterapéutica para tu embarazo, llámanos. En Fisiohogar Madrid somos especialistas en fisioterapia ginecológica y podremos ayudarte para que esta etapa transcurra de la manera con la menores molestias posibles.

El embarazo es una etapa de cambios. Poco a poco el cuerpo va sufriendo transformaciones según va creciendo el feto. Estos cambios afectan a diferentes partes de nuestro organismo como los músculos y articulaciones, los huesos o la circulación sanguínea. Para cada problema hay una solución de fisioterapia que te puede ayudar a hacer más llevadero el embarazo, si nos llamas unos de nuestros fisioterapeutas analizará las peculiaridades de tu caso y te propondrá unas sesiones de trabajo a medida de las necesidades que te vayan surgiendo.

La ayuda fisioterapéutica durante el embarazo también sirve para que te vayamos dando explicaciones sobre los cambios que se van dando, para que entiendas y comprendas los síntomas que van apareciendo y que reconozcas lo que te está pasando.

Con solo una llamada de teléfono podemos empezar a trabajar para proporcionarte el mejor servicio. Uno de nuestros fisioterapeutas se pasará por tu domicilio y, tras obtener los datos de tu caso, te podrá proponer un tratamiento y ayuda para la etapa del embarazo.

Aunque cada caso es único hay una serie de recomendaciones y ejercicios que suelen resultar beneficiosos para las embarazadas. Estos son algunos de ellos:

  • Con una pelota de goma gigante hay toda una serie de ejercicios que movilizaciones que puede hacer. Si tienes ya bastante tripa deberás tener cuidado de no perder el equilibrio y caer. Uno de los ejercicios consiste en sentarse sobre la pelota manteniendo el equilibrio con la espalda recta y haciendo fuerza con los músculos de las piernas. Tumbada en el suelo coloca el balón bajo tus piernas y trata de rodarlo con las piernas o apoya una pierna sobre el balón y cruza la otra sobre la rodilla para ejercitar los músculos de los muslos.
  • La espalda es una de las zonas que más se carga con el peso del bebé, por eso hay que trabajar la musculatura de la las lumbares y toda la zona de las caderas. Tampoco hay que olvidarse de la zona más alta de la espalda y de los hombros cuello.
  • La ayuda de la fisioterapia también consiste en la realización de ejercicios de respiración, muchos de ellos con el abdomen, con los que se aprende a relajarse y también resultan muy positivos en el momento del parto.