Pautas de rehabilitación después de la colocación de una prótesis

Las intervenciones para la colocación de una prótesis suelen ser operaciones muy controladas en las que, por regla general, no se presentan problemas postoperatorios. Sin embargo, es muy importante seguir unas pautas de rehabilitación para favorecer que la recuperación transcurra por buen camino.

Seguir un tratamiento de rehabilitación después de la colocación de una prótesis puede marcar una importante diferencia de tiempo de recuperación y de las capacidades de la zona intervenida. Para conseguir que esto sea así recomendamos ponerse en manos de profesionales de la fisioterapia para que diseñen un plan de trabajo a medida de las características de cada caso.

Teniendo en cuenta siempre que cada caso es único, podemos decir que algunas las recomendaciones o pautas de rehabilitación son las siguientes:

  • Asumir que tenemos una prótesis, un elemento extraño sí, pero al que no debemos tener miedo, formará parte de nosotros y acabaremos olvidándonos de él.
  • Después de la operación para la colocación de la prótesis la zona estará más floja y débil, tanto porque antes de la intervención presentaba problemas que afectarían a la fuerza y movilidad como porque con la operación y el postoperatorio está más débil. Así que hay que tener calma, ser consciente de nuestras limitaciones y no forzar más de lo debido la zona.
  • Dependiendo del tipo de prótesis y de la localización de la misma será importante revisar el entorno por el que nos movemos y realizar los cambios que sean necesarios para que nos podamos mover con facilidad y seguridad.
  • Cuidado de la cicatriz. Después de la intervención hay que prestar atención y vigilar la buena evolución de la cicatriz. A veces para ello son buenos los masajes fisioterapéuticos que favorecen la buena circulación sanguínea, evitando trombos o coagulos y que favorecen la buena cicatrización.
  • Ejercicios y movilizaciones diarias. Por supuesto la práctica diaria de una serie de ejercicios es fundamental para recuperarse de la intervención y volver a tener las capacidades que teníamos antes. Dependiendo de los casos serán ejercicios destinados a favorecer la movilidad, fuerza y elasticidad de la zona donde se ha colocado la prótesis.