Ejercicios para recuperar el equilibrio y la coordinación después de un ictus

Después de sufrir un ictus es muy probable que la capacidad de equilibrio y de coordinación de movimientos se vea afectada. Recuperarte es algo que es posible con la ayuda de la fisioterapia.

En ese proceso de rehabilitación nuestros profesionales de Fisiohogar Alcorcón te pueden acompañar y orientar.

Cuando se tiene afectada la capacidad de coordinación y del equilibrio es normal que nos sintamos bastante dependientes y perdidos, porque nuestra autonomía e independencia se ven seriamente afectadas. Es algo muy incómodo, pero no hay que desesperarse ni rendirse y poner todo tu empeño en participar activamente en los ejercicios y movilizaciones que te proponga tu terapeuta.

Dependiendo de la intensidad y gravedad del ictus que hayas sufrido las secuelas y pérdida de capacidad de coordinación demandarán unos ejercicios concretos. Entre ellos se pueden encontrar:

  • Colocarse de pie en el medio de un aro, apoyado sobre el pie derecho empezar a levantar la pierna hacia atrás hasta dejarla en plano horizontal mientras inclinamos el tronco hacia adelante y para mantener el equilibrio abrimos los brazos. En esa posición aguantar unos segundos sin que tengamos que salirnos del aro. Repetir el ejercicio cambiando de pierna.
  • Con la ayuda de una pelota de goma blanda pisarla con los dos pies y mientras tratamos de mantenernos sobre ella lo más recto posible, usar los brazos para buscar el equilibrio.
  • Realizar el ejercicio anterior, pero esta vez flexionando una pierna, es decir, quedándonos a la pata coja.
  • Sentarse sobre un fitball y buscar el equilibrio con los dos pies apoyados en el suelo, después realizar lo mismo pero solo con un pie apoyado en el suelo.
  • De pie con la espalda recta coger una pelota pequeña con la palma de la mano elevar el brazo por encima de la cabeza y pasarnos la pelota a la otra mano y después bajar el brazo. Repetir el ejercicio aumentando la velocidad de los movimientos.
  • De pie y con la espalda recta coger la pelota de goma con la mano y llevarla hacia adelante, delante de nuestro abdomen y pasarla a la otra mano y volver a poner el brazo en posición de reposo. Repetir incrementado la velocidad.
  • Repetir el ejercicio anterior pero llevando el brazo hacia atrás y realizar el cambio de la pelota en la espalda.