Fisioterapia para la recuperación tras una operación de muñeca

La zona de la muñeca reúne muchas articulaciones, ligamentos, músculos, terminaciones nerviosas… Recuperar la fuerza y la movilidad después de una operación es un proceso al que hay que prestar suma atención para conseguir los resultados esperados.

Después de la operación la muñeca está resentida y probablemente habrá disminuido su fuerza y su capacidad de movilidad. Volver a ser el de antes es posible, pero para ello necesita la ayuda y asesoramiento de fisioterapeutas que le indicarán qué tipo de ejercicios son más convenientes para cada caso. Salvando las peculiaridades algunos de los ejercicios más habituales para trabajar la rehabilitación de la muñeca son:

  • Movilidad de los dedos. Con la mano abierta empezar a doblar los dedos de uno en uno hasta tocar la palma de la mano. Después mover cada dedo hasta tocar el pulgar, poco a poco aumentar la velocidad.
  • Movilidad lateral de la muñeca. Con la mano abierta y los dedos extendidos inclinar la muñeca hacia la derecha, aguantar en el punto máximo y después inclinar hacia la izquierda. Repetir el ejercicio 5 veces.
  • Potenciación de fuerza. Para aumentar la fuerza abrir y cerrar el puño. Después coger una pelota de goma y cerrar el puño apretando al máximo la pelota. Repetir el ejercicio 10 veces.
  • Flexión de muñeca. Apoyar el antebrazo sobre una superficie plana como una mesa dejando colgando la mano. Después elevar la mano lo máximo hacia arriba y aguantar en esa posición unos segundos. Relajar y repetir 10 veces.
  • Flexión con presión. Se realiza el mismo ejercicio que antes pero cuando se llega al punto máximo, con la ayuda de la otra mano se presiona más hacia atrás y se aguanta unos segundos sin llegar a sentir dolor.
  • Giros. Con el antebrazo apoyado en una superficie plana y dejando la mano libre y relajada, comenzar a hacer giros de muñeca en ambas direcciones.