Fisiohogar en tiempos de COVID

La incursión del COVID-19 en nuestras vidas nos ha dejado una huella imborrable, no solo en nuestra memoria reciente de este año raro, sino seguramente, en la historia de la humanidad.  Dentro de muchos años, estamos seguros que se seguirá estudiando la gran pandemia del 2020 y sus efectos sobre nuestras vidas sociales y por supuesto laborales.

Echando la mirada hacia atrás, parece todo muy impactante.  El lunes 9 de marzo, todos empezábamos una semana más, preocupados por las noticias que llegaban, pero sin la menor idea de lo que nos esperaba esa misma semana. Cuando de repente, España se cerró y todos nos quedamos aislados en nuestras casas.  Así durante casi 2 meses.

La hecatombe

Ver como nuestra actividad laboral bajaba de 100 a 0 en un día, fue muy impactante.  Causó mucha inestabilidad y mucho sufrimiento, además la incertidumbre que nos rodeaba.  Llegaban noticias cada hora y todos los que realizamos nuestra actividad como fisioterapeutas en el ámbito privado, nos quedamos en un limbo. Legalmente no se cerraba nuestra actividad porque somos esenciales, pero a la vez no había equipos de protección para los profesionales ni para los pacientes que además no se acercaban a las clínicas. Finalmente el trabajo de los colegios profesionales sirvió para que nos incluyesen en los programas de ayudas y muchos hemos podido continuar con nuestra actividad en lugar de vernos abocados al cierre total.

En Fisiohogar  creemos que nuestro modelo de afiliación se basa en la transparencia y en la confianza en nuestros equipos.  Igual que hemos hecho en el pasado y por supuesto, ya cerrados los primeros tres trimestres de este año, queremos compartir una pizca de las emociones que hemos pasado durante los pasados meses.

Evidentemente, tener que cerrar nuestra actividad en lo mejor del año fue muy duro.  La nula actividad de la mitad del mes de marzo nos castigó con un descenso en el número de citas del 15%  comparando con el mismo período del año anterior.  Todos sabemos que eso fue solo un aperitivo de lo que nos esperaba para el segundo trimestre.

Durante el mes de Abril, solo pudimos atender urgencias (mínimas) con lo cual nos pusimos a trabajar en nuevas vías, supimos utilizar bien ese “tiempo libre” para reorganizar nuestros sistemas, ver donde como Equipo podríamos mejorar nuestros procesos y especialmente nuestra infraestructura.  De allí salieron unas cuantas ideas que darán su fruto durante este último trimestre del año.  Esperamos lanzar estas novedades en cuestión de días.

La luz al final del túnel

El 4 de Mayo abrimos el servicio al público general pudiendo por fin cumplir con las garantías necesarias para el cuidado de nuestros profesionales y también de los pacientes.  Se notaban ganas de Fisioterapia.  Aún en mayo ya empezamos a recibir solicitudes y eso nos ayudó cerrar el segundo trimestre con números mucho mejores de lo que habíamos esperado.  Finalmente, comparado con el mismo período del 2019, “solo” redujimos el volumen de trabajo en un 50%.

Tener un usuario fiel, disponer de herramientas y una infraestructura sólida y la evidente cuota de visibilidad adquirida con los años, nos ayudó a empezar al tercer trimestre ya con los mismos números del año anterior.  El verano estuvo muy entretenido y nos faltó solo la asistencia en las empresas (actividad que aún no hemos recuperado).  El paciente privado ya había recuperado toda la confianza del pre-COVID y así seguimos hasta ahora con una actividad normal.   La excepción de esta recuperación de la actividad es el servicio en empresas que no parece que vaya a activarse de forma presencial en el futuro cercano.  Como resultado global cerramos el tercer trimestre con una caída del 20% con respecto al mismo período del año anterior.

Presente y futuro:  Más fuertes en Equipo

Hay mucho optimismo en casa FisiohogarEn Madrid hemos pasado por la tormenta con el equipo compacto y sin variaciones negativas.  En Bilbao hay procesos de selección abiertos para ampliar aún más su equipo.  En Sants-Montjuic (BCN) hay ambiente de novedades importantes y volvemos a recibir peticiones de información sobre como funciona el proceso de afiliación al equipo desde Burgos, León, Murcia…  En unas semanas, lanzaremos un nuevo servicio de “educación en salud” por videoconferencia especialmente pensado en su primera versión para empleados de empresas.  También lanzaremos un nuevo servicio para nuestros pacientes actuales y futuros que podrán ver disponibilidad de su Fisioterapeuta en tiempo real, coger cita de forma telemática y también tener acceso a su propia ficha. Eso permitirá  seguir aumentando la transparencia en el seguimiento de los tratamientos, ver el estado de sus bonos, solicitar nuevas citas, pagar sus bonos y un largo etcétera.

Sabemos que la “nueva normalidad” será un período más largo de lo que pensábamos y que el servicio del Fisioterapeuta a domicilio será aún más solicitado.  También estamos convencidos que nuestro modelo de auto-empleo es una opción muy interesante para el desarrollo profesional de los fisioterapeutas.  Ya es hora de ser valientes y empezar a moldear nuestro futuro con nuestras propias manos.

Si eres Fisioterapeuta y te gustaría formar parte del equipo Fisiohogar, no dudes en preguntarnos como podemos ayudarte a seguir creciendo.