Tratamiento fisioterapéutico para prevenir esguinces

Los esguinces de tobillo son muy habituales y a veces una vez que se ha tenido uno podemos volver a recaer. Para que esto no suceda es importante recurrir a un tratamiento fisioterapéutico para prevenir un nuevo esguince.

Las causas por las que se produce un esguince de tobillo pueden ser muy diversas practicando un deporte, por alguna enfermedad o problemas articular o muscular o simplemente una caída o mala posición. En cualquier caso hay un tratamiento adecuado.

Una vez que te hayas recuperado, probablemente tu preocupación sea no volver a tener un nuevo esguince. Para lograrlo puedes contar con la ayuda de la fisioterapia. A través de una serie de ejercicios y extensiones puedes lograr fortalecer toda la zona evitando así futuros problemas en el tobillo.

A continuación de comentamos algunos de los ejercicios que te pueden resultar beneficiosos:

  • Con la ayuda de un balón blando colócate de pie y súbete al balón y trata de mantener el equilibrio, como puede resultar difícil ten cerca un punto de apoyo. Puedes realizar este ejercicio con dos balones de goma.
  • Colócate de pie sobre una colchoneta y elévate sobre las puntas de los pies, después apoya todo el pie en el suelo trata de levantar solo la parte interior del pie haciendo fuerza con la exterior.
  • Tumbado en el suelo con las piernas estiradas coloca un cojín debajo del tobillo y mueve el pie hacia tu cara, después hacia adelante y después hacia los lados.
  • Tumbado  y con las piernas estiradas coloca una pesa adaptable alrededor del tobillo y comienza a hacer elevaciones de la pierna.
  • Tumbado en una colchoneta con la espalda recta pasa una cinta elástica alrededor de la planta del pie y empieza a estirar la cinta hacia ti.
  • Tumbado en el suelo y con las piernas estiradas ata una cita elástica alrededor de tus pies y trata de separarlos aguantando la presión durante unos segundos.