Pautas de mantenimiento muscular en personas con Alzheimer

Seguir unas pautas de mantenimiento de la musculatura puede ser un gran aliado para las personas que tienen Alzheimer. Tener esta enfermedad degenerativa no quiere decir que debamos resignarnos sin más e ir soportando el deterioro. No, actualmente existen diferentes métodos y terapias que pueden ayudarnos a mantener el cuerpo en el mejor estado posible.

Una de estas fórmulas es la fisioterapia. Dentro del ámbito de trabajo de la fisioterapia podríamos decir que hay una rama especializada en el tratamiento de esta enfermedad. Nuestro equipo de fisioterapeutas de Segovia cuenta con amplia experiencia en el cuidado y trato con personas de la tercera edad.

El objetivo de estos programas es tratar de que los problemas de pérdida de movilidad, contracturas, agarrotamientos y dolores musculares no avancen demasiado deprisa. Hay una fase del Alzheimer en la que que el paciente comienza a sentir los músculos como atrofiados, a sentir rigidez y tener problemas para realizar cierto tipo de movimientos. En cuanto los familiares o cuidadores perciban los primeros signos es importante comenzar con un plan de mantenimiento.

La misma palabra, mantenimiento, nos describe lo que se quiere hacer: salvar los músculos, las articulaciones y extremidades de caer en un deterioro mayor. Al principio puede ser suficiente realizar ejercicios sencillos:

  • Manos. Se pueden hacer ejercicios como abrir y cerrar las manos, coger pequeños objetos  (una pelota) y apretarlos, mover cada dedo hacia el dedo gordo, coger un boli y hacer caligrafía, practicar el uso de los cubiertos o hacer puzzles.
  • Extremidades. Se pueden hacer ejercicios de rotación de brazos y piernas, pequeños giros, flexiones de codos, muñecas y rodillas y movilizaciones más complejas asistidas por su fisioterapeuta. A veces se hacen también movimientos con vendas elásticas o con pequeñas pesas para aumentar la tensión y la fuerza.
  • Tronco. Es importante hacer giros y torsiones. Cuidar las posturas de sentado y tumbado o practicar los movimientos para sentarse o levantarse.

Como puede ver muchos de estos ejercicios no son complicados ni plantean problemas para realizarlos y, sin embargo, el beneficio que logran para el mantenimiento de una persona con Alzheimer es mucho.