Parkinson, el tratamiento de la marcha

Los tratamientos de fisioterapia especializados en la marcha para pacientes con Parkinson logran importantes resultados. Dentro de los problemas que provoca esta enfermedad neurodegenerativa, la disminución de la capacidad para caminar y las distintas dificultades que ocasiona en la marcha hacen que se hayan desarrollado programas especiales que se centran en estos problemas.

Para conseguir los mejores resultados es imprescindible iniciar el tratamiento fisioterapéutico en cuanto se manifiestan los primeros indicios de los problemas en la marcha. El Parkinson es un enfermedad que presenta múltiples síntomas y que, dependiendo de la persona, aparecen primero unos u otros. Pero, dadas sus características, suele ser habitual que los problemas con los músculos de las piernas y los problemas de coordinación y de equilibrio se manifiesten pronto.

El tratamiento de fisioterapia para la marcha en pacientes con Parkinson suele combinar ejercicios y masajes.

Ejercicios

El abanico de posibilidades es muy amplio y durante las sesiones se van alternado y combinando. El objetivo de los ejercicios es conseguir que los músculos y articulaciones estén en las mejores condiciones para que sea posible que la persona vaya caminando.

Aunque cada caso precisa un tipo concreto de ejercicios suelen ser habituales:

  • Ejercicios para fortalecer los músculos superiores
  • Ejercicios para trabajar los músculos inferiores de la pierna
  • Movimientos y rotaciones de rodilla
  • Estiramientos de pierna para favorecer el alargamiento de los músculos y ligamentos
  • Ejercicios de coordinación en la marcha
  • Ejercicios para mantener y recuperar el equilibrio

Masajes

Junto con los ejercicios los masajes cumplen una misión fundamental en el cuidado de las capacidades de la marcha. Por un lado los masajes contribuyen a estirar los músculos, que por las características del Párkinson en muy habitual que sufran contracciones y esté encogidos o retorcidos. Por otro lado, lo masajes ayudan a relajar las zona, a liberar tensiones y, de esta manera, se consigue tener la zona de las piernas, las caderas y espalda en mejores condiciones para realizar ejercicios destinados a la movilidad y a la fuerza.