¿Qué es el linfedema? ¿cómo tratarlo desde la fisioterapia?

Cuando hablamos de linfedema nos referimos a una patología del sistema linfático que consiste en un aumento de volumen de la zona afectada (generalmente las extremidades, aunque podemos observar este problema en cualquier parte del cuerpo).

El sistema linfático se encarga de recolectar proteínas y otras sustancias que el sistema venoso no es capaz de transportar por su gran tamaño. Actualmente se entiende este sistema dentro del conjunto de la circulación que estaría formada por el sistema arterial (circulación de ida); y el sistema venoso y linfático, que están íntimamente relacionados (circulación de retorno).

El sistema linfático tiene dos grandes unidades anatómicas: vasos linfáticos y nódulos linfáticos. Se distinguen dos redes dentro de este sistema: una superficial y otra profunda.  Estos vasos linfáticos suelen seguir un recorrido similar al del sistema venoso y arterial dependiendo de la región anatómica.

Sistema linfático - Linfedema
Sistema linfático – Linfedema

El linfedema aparece cuando este sistema no es capaz de llevar a cabo su función, bien por un exceso de demanda o por una insuficiencia funcional, o también ante una extirpación de los vasos y nódulos linfáticos en determinadas cirugías. La retención de estas sustancias hace que la zona afectada aumente su volumen de manera notable.

La población más afectada por esta patología, son las mujeres que se han sometido a una extirpación de la mama (masectomía), ya sea por un cáncer de mama o cualquier otra patología que requiera de este proceso.

El principal tratamiento para este problema es la técnica de fisioterapia conocida como Drenaje Linfático Manual (DLM) combinado con vendajes comprensivos y ejercicios. El DLM permite al fisioterapeuta activar este sistema, así como abrir nuevas vías que permitan drenar y evacuar todas estas sustancias. Esta técnica se basa en una serie maniobras manuales que requieren destreza y conocimientos precisos sobre el problema a abordar. Normalmente, después de realizar las técnicas de DLM se continúa haciendo el vendaje compresivo y posteriormente haciendo ejercicios que impliquen la zona afectada.Ganglios linfáticos

Con respecto al vendaje, los más utilizados son los vendajes compresivos, pero también se utilizan vendajes neuromusculares (kinesiotape) con la técnica circulatoria. Estos segundos son vendajes más cómodos para el paciente pero su efectividad y eficacia suele ser menor que en el caso de los vendajes compresivos.

Actualmente, se está trabajando con técnicas quirúrgicas para solucionar este problema, pero es una línea que aún se encuentra en período de investigación.

Si tienes algún problema de este estilo no dudes en contactar con tu fisioterapeuta para que pueda ayudarte y aconsejarte el mejor tratamiento. En Segovia desplazamos el fisioterapeuta a tu domicilio para darte la mejor atención posible.