La fisioterapia en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Como su propio nombre indica, la EPOC es una enfermedad crónica e irreversible del aparato respiratorio, se caracteriza por una obstrucción de las vías respiratorias. Como consecuencia se produce una limitación del paso del aire, es decir, una dificultad para respirar dando como resultado disnea. Es la enfermedad respiratoria de mayor prevalencia en nuestra sociedad y que tiene una gran repercusión en la calidad de vida del paciente.

Dentro de la EPOC encontramos dos enfermedades fundamentalmente:

         El enfisema: se produce por un agrandamiento de los bronquiolos e incluso la destrucción de la pared de los alveolos, esto se traduce en una pérdida de la elasticidad del pulmón.

         La bronquitis crónica: esta se define como una tos crónica o recurrente por un mínimo de 3 meses al año y al menos durante 2 años consecutivos, causada por una inflamación de los bronquios. Se caracteriza por un producción excesiva de moco, presentando tos y expectoración.

 

Existen una seria de factores de riesgo que pueden ser causantes de esta enfermedad: tabaquismo, contaminación del aire y profesiones en las que hay una exposición a ambientes con polvo. Además existen unos factores genéticos que hacen que esta enfermedad tenga cierto carácter hereditario.

 

La EPOC se caracteriza por los siguientes síntomas: tos crónica (con o sin expectoración), disnea progresiva, infecciones respiratorias recurrentes, intolerancia al ejercicio por fatiga, sibilancias o “pitos” al respirar y pérdida de masa muscular. Todos estos síntomas tienen como consecuencia una disminución de la calidad de vida de los pacientes, pudiendo  dejar de ser autónomos dependiendo del grado de gravedad de la enfermedad.

 

A través de la fisioterapia respiratoria, podemos mejorar la sintomatología de la EPOC: mejoramos ventilación pulmonar y corregimos el patrón respiratorio, ayuda a drenar las secreciones (sacar el exceso de moco de las vías aéreas), potenciamos la musculatura respiratoria, readaptación al esfuerzo y al ejercicio, y mejora la calidad de vida del paciente, disminuyendo las complicaciones y los ingresos hospitalarios.

El estudio llevado a cabo por Resqueti et al. concluyó un programa de rehabilitación respiratoria a domicilio en pacientes con diagnóstico de EPOC grave-muy grave y alta incapacidad funcional aporta beneficios en la calidad de vida relacionada con la salud y la capacidad de ejercicio, que puede mantenerse hasta los 6 meses.