Fisioterapia para la mandíbula en Segovia – ATM

Esta articulación se encuentra a nivel de la mandíbula y es la que nos permite realizar las distintas actividades que realizamos a lo largo del día gracias a ella, como son hablar y masticar. Se encuentra en la parte lateral de la cara, justo por delante del conducto auditivo. Es la articulación formada por las superficies articulares del hueso temporal (perteneciente al cráneo) y el cóndilo de la mandíbula. Todos presentamos dos, una en el lado derecho y otra en el izquierdo.

Ambas están conectadas entre sí a través del hueso de la mandíbula. Es por ello que se la conoce como una articulación bicondílea, aunque en la propia articulación no haya dos cóndilos. Esta cualidad nos permite mover la mandíbula de forma sinérgica, pero también puede conllevar que cuando un lado está afectado, bien sea por una lesión, una sobrecarga, una cirugía o cualquier intervención odontológica, el otro lado también quede afectado y susceptible de tratamiento, aunque no sea el lado sintomático.

Los principales músculos relacionados con esta articulación son el temporal (situado en el lateral del cráneo), masetero (este músculo está situado en el moflete y es el principal encargado de la masticación), pterigoideos (situados en la parte interna de la boca, cercanos a las últimas muelas) y el esternocleidomastoideo (músculo ubicado en el cuello). Es por la relación de estos músculos con la articulación que muchas veces un problema en la ATM no siempre refiere exclusivamente dolor en la propia articulación sino también puede estar relacionada con dolores de espalda, cuello y cabeza. Además de ser la posible causante de tinitus en los oídos, pues los pterigoideos también están relacionados con nuestro sistema auditivo.

Otra de las estructuras que forman la articulación y que aporta congruencia entre los huesos que la forman, es el menisco articular. Gracias a él se reduce la presión en la articulación cuando está en movimiento, evita el desgaste de las estructuras óseas, ayuda al movimiento lubricando la articulación.

En una correcta apertura bucal los anteriores elementos deben estar en buenas condiciones y trabajar de forma armónica. La apertura máxima oscila entre 50 y 60 mm. A parte de la apertura es importante que podamos realizar sin dificultad ni dolor todos los movimientos para los que está ideada la ATM. Estos movimientos son la apertura, como ya hemos comentado, el cierre, la protusión (avance de la mandíbula), la retrusión (retroceso de la mandíbula) y las diducciones (movimientos laterales de la mandíbula).

Otro aspecto muy importante para el correcto funcionamiento de nuestras articulaciones temporomandibulares es tener un buen estado de nuestros dientes. Destacando, sobre todo, una buena oclusión dental.  El mal contacto de nuestras arcadas dentarias superior e inferior provocará que desviemos la mandíbula para que se produzca contacto dentario, pero como consecuencia desviaremos la trayectoria de nuestras articulaciones, y por lo tanto se generarán alteraciones en las estructuras que hemos mencionado al principio del post.

Como vemos la articulación temporomandibular es una estructura más complicada de lo que parece a simple vista y es importante mantenerla en buenas condiciones para que no tengamos problemas en actividades diarias como son el hablar y comer. Si tienes alguna limitación, crees que pudieras tener afectada esta articulación o tu dentista te ha recomendado tratarte esta zona, no dudes en contactar con nosotros. En Fisiohogar Segovia somos especialistas en el tratamiento de la articulación temporomandibular, en dolor orofacial y en disfunción craneomandibular, nuestros fisoterapeutas se desplazarán a tu domicilio para realizar el mejor tratamiento.