Fisioterapia oncológica – atendiendo a los enfermos de cáncer

¿Qué es la Fisioterapia oncológica?

El cáncer es una enfermedad que afecta una de cada 6 personas en nuestro país. Es tal su alcance que en el año 2015 se diagnosticaron 247.771 nuevos casos únicamente en España.

Su padecimiento provoca un gran impacto sobre nuestro cuerpo, tanto a nivel físico como psíquico. Por ello nosotros como fisioterapeutas buscamos actuar sobre el campo físico para restaurar, desarrollar, preservar y mantener la funcionalidad e independencia del paciente, así mismo queremos mejorar y tratar las consecuencias del tratamiento oncológico.

¿Qué podemos mejorar con la fisioterapia?

Con la fisioterapia podemos mejorar aquellos síntomas que se desarrollen a raíz de las secuelas del proceso oncológico, los cuales suelen ser secundarios a los distintos tratamientos (cirugías, quimioterapia, radioterapia…). De forma global estos síntomas suelen ser los de fatiga, déficit de movilidad y/o equilibrio, espasticidad, dolores, alteraciones del sueño, disfunciones del suelo pélvico, alteraciones cardio-respiratorias, neuropatías,  edemas y linfedemas.

Aunque hay mucha controversia sobre la aplicación de fisioterapia en pacientes oncológicos, cada vez es más evidente la intervención del fisioterapeuta dentro del equipo multidisciplinar para conseguir un tratamiento más global y completo para el paciente, mejorando así su condición física y calidad de vida.

¿Qué tratamientos se pueden aplicar?

Como con cualquier otro paciente se debe realizar una evaluación previa al tratamiento para valorar qué clase abordaje es el más indicado para él. Una vez establecido se emplearán técnicas de terapia manual para reducir y paliar dolores, así como alteraciones físicas como pueden ser los linfedemas tras una operación, movilizaciones si nuestro paciente está o ha estado encamado durante un tiempo prolongado y ha perdido su capacidad de moverse por sí mismo, también se podrán realizar tablas de ejercicio que les devuelvan la fuerza, disminuya su fatiga al realizar actividades cotidianas y aumenten su equilibrio.

En el caso de nuestro servicio de fisioterapia a domicilio además de los beneficios propios de la fisioterapia general añadimos la comodidad de recibir los tratamientos sin tener que salir de su propio entorno, evitando esperas y molestias asociadas a los desplazamientos. En casos de enfermedad avanzada logramos acompañar al enfermo durante todas las fases.