Ejercicios de fortalecimiento y estiramiento en personas de la tercera edad

Si estás en la llamada tercera edad y quieres seguir con un ritmo de vida activo y con independencia y libertad de movimientos, una buena manera de conseguirlo es gracias a la fisioterapia. Actualmente existen diferentes tipos de programas especializados en el fortalecimiento y estiramiento de músculos y articulaciones para personas mayores.

Los achaques son propios de edad, pero eso no quiere decir que haya que recibirlos sin más. Si cuentas con la ayuda de expertos en fisioterapia puedes frenar el avance del deterioro a la vez que recuperas y controlas las zonas afectadas.

Entre los problemas más comunes asociados a las personas mayores podemos encontrar:

  • Problemas articulares y musculares
  • Problemas circulatorios
  • Recuperación de operaciones
  • Rehabilitación de colocación de prótesis
  • Problemas derivados de enfermedades crónicas
  • Problemas asociados a enfermedades degenerativas

Para cada uno de estos casos hay un solución, por eso, lo importante es ponerse en manos de un profesional de la fisioterapia que analice tu caso y te proponga un plan de trabajo centrado en tus problemas. Algunos de los ejercicios que pueden contribuir a la mejora de tu estado de salud son:

  • Cuello y hombros. De pie con la espalda recta girar el cuello despacio hacia la derecha y después hacia la izquierda. Flexionar la cabeza hacia abajo tratando de tocar con la barbilla el pecho, levantar y mover hacia atrás la cabeza. Para fortalecer y estirar los hombros son muy buenos los ejercicios de rotación del brazo, haciendo giros completos o en los que te sitúas frente a una pared y con los dedos vas haciendo movimiento como si subieras una escalera.
  • Brazos. Movimientos y flexiones repetitivos, algunos de ellos con la ayuda de pesas.
  • Caderas y espalda. De pie con las piernas un poco separadas apoyar las manos en los muslos y flexionar las piernas ligeramente y aguantar unos segundos en esta posicioñn. De pie con la espalda recta y las piernas un poco separadas levantar los brazos hasta entrelazarlos encima de la cabeza, en esta posición estirar los brazos y la espalda.
  • Piernas y pies. Sentado con la espalda recta levantar la pierna hasta dejarla recta. Tumbado sobe un lado levantar repetidas veces la pierna estirada. Colocarse de pie y elevarse sobre las puntas de los pies, aguantar unos segundos y bajar despacio.