¿Qué es eso del dolor Nociceptivo?

Continuando con el anterior post del dolor y sus generalidades, seguimos profundizando más en el tema.

Ahora que ya sabemos cómo y por qué sentimos dolor, hemos de tener claro que existen varios tipos de dolor, en función de qué estructura se encuentre afectada, y cómo esté afectada. Comenzaremos a explicar el primer tipo de dolor y el más común, el dolor nociceptivo.

DOLOR NOCICEPTIVO

Este tipo de dolor está relacionado con la actividad de los nociceptores (receptores de estímulos dolorosos). Es el dolor tal y como se explicó en el anterior post. Los nociceptores captan un estímulo doloroso, transformándolo en una señal nerviosa, que se transmite a través de las neuronas hacia el sistema nervioso central (formado por médula espinal y cerebro), el cual interpretará esa señal nerviosa y producirá la sensación de dolor. En este tipo de dolor el sistema nervioso está intacto, no tiene ningún daño (esta característica será un diferencia entre los otros tipos de dolor existentes).

Podemos diferenciar principalmente dos tipos de dolor:

  • Dolor nociceptivo visceral: la causa del dolor viene dada por un daño en un órgano o víscera del organismo. Suele ser un dolor profundo y, en varias ocasiones, puede dar dolor referido hacia otras zonas del cuerpo relativamente cercanas al origen del dolor.
  • Dolor nociceptivo somático: se produce en cualquier otro tejido del cuerpo que no sea visceral o nervioso. Puede producirse en la piel, músculo, hueso, componentes de la articulación, ligamentos, tendones, tejido graso, fascial, etc. Suele ser un dolor más localizado y superficial (NO SIEMPRE).

¿hay más tipos de dolor?

Se puede realizar otra clasificación del dolor nociceptivo en función de las características del dolor.

  • Dolor nociceptivo mecánico: es un dolor muy relacionado con el movimiento. Es decir, el reposo no produce dolor pero el movimiento sí. No suele producir mucha rigidez, y no responde a AINES (antiinflamatorios no esteroideos), pero si a los analgésicos comunes. Es un dolor común en afectaciones de la articulación donde no hay inflamación (esguinces y tendinopatías en fases no agudas, artrosis en fase de no inflamación), fases de cicatrización muscular, etc.
  • Dolor nociceptivo inflamatorio: es un dolor producido por las sustancias químicas que causan la inflamación del tejido. Duele en reposo y el movimiento no empeora la sensación dolorosa. Suele existir rigidez en muchos casos, y muchas veces impide el correcto descanso nocturno. Responde a AINES. Podemos encontrar este tipo de dolor en artritis y artrosis en fase aguda, esguinces agudos, tendinopatías en fase aguda de inflamación, roturas musculares, etc.

Abrimos un paréntesis aquí, para explicar que la inflamación es un proceso fisiológico del cuerpo. Es decir, un proceso normal a través del cual el organismo repara los daños que se hayan causado en el tejido. En otras palabras, la inflamación es necesaria en la recuperación de la lesión. Pero, cuándo se produce una inflamación sin haber un daño previo en el tejido, o bien la inflamación tras un daño en el tejido se prolonga en el tiempo (normalmente, cuando hablamos de lesiones tendinosas, ligamentosas y musculares, esa duración de inflamación normal no suele sobrepasar los 5-7 días), podemos hablar de una inflamación no fisiológica, es decir, anormal, y que necesita tratamiento.

  • Dolor nociceptivo isquémico: es un dolor característico del músculo. Se corresponde con el llamado síndrome de dolor miofascial. Es un dolor variable; puede ser continuo o puede ceder en reposo, pero la mayoría de las veces se incrementa con el movimiento. Causa una sensación de fatiga o pesadez muscular. Dependiendo de la magnitud puede responder a ciertos medicamentos. Puede producir dolor referido a otras zonas cercanas del cuerpo.

Estos son los tipos de dolor nociceptivo más comunes, todos ellos abordables desde la fisioterapia. En todos ellos se utilizan medidas de tratamiento para combatir el síntoma, que es el dolor. Pero, además, dependiendo del tipo de dolor, la causa que lo provoca será distinta. Por lo que es importante un buen diagnóstico para poder llegar a la causa del dolor, y tratarla de una forma correcta.