¿Cuando ir al fisioterapeuta?

¿Cuando ir al fisioterapeuta?

Este post he decidido escribirlo, porque antes de saber cómo se recuperan ciertas lesiones, o facilitaros información de técnicas de fisioterapia que realizamos o enfermedades relacionadas con nuestra especialidad, me gustaría resolver una duda frecuente que nos encontramos día a día en las consultas que nuestros pacientes nos van haciendo y que es básica y simple. ¿Cuando tengo que ir al Fisioterapeuta?
Hasta ahora, no se ha tenido excesiva conciencia de cuidar el cuerpo, dolores de espalda, de cabeza, esguinces de tobillo de repetición, etc. Ya que, en muchas de las ocasiones, lo que primero tendemos a pensar es: ya se me pasará (seguro que muchos de los que ahora lo estáis leyendo habéis sonreído al leer esta frase). Es aquí, donde empiezan a formarse pequeñas contracturas agudas (su evolución natural es disminuir progresivamente hasta desaparecer una vez se produce la curación de la lesión subyacente), que si no se cuidan y tratan con fisioterapia en muchas ocasiones tienden a cronificarse (dolor crónico es aquel que se extiende más de seis meses desde su aparición o que se extiende más allá del periodo de curación de una lesión tisular).

businessman having neck pain with using cell phone
¿Cómo puedo prevenir cronificar una lesión? Asistiendo al fisioterapeuta antes de que el dolor perdure en el tiempo. A quien no le ha ocurrido, que le da un día una pequeña tortícolis de cuello y a los dos días tomando farmacoterapia y con calor se le ha pasado, y al mes le vuelve a ocurrir pero de una manera más fuerte y severa, esto es porque la contractura si no se ha tratado se queda en nuestro cuerpo en silencio pero, en cuanto esa zona se vuelve a resentir, el problema aparece con mayor intensidad. También ocurre esto en esguinces de repetición, si no vamos a descargar la musculatura y a mejorar la propiocepción de esa zona. Es decir, ¿cada vez que tenga un dolor voy a ir al fisioterapeuta? No, pero si es de origen articular o muscular sí.
Personas que sufren estrés, que en su día a día no paran y están de aquí para allá y presentan dolor de espalda, cuello, mandíbula, o personas que tienen malos hábitos posturales, falta de sueño por un mal descanso, etc, deberían asistir a sesiones de fisioterapia cada tres o cuatro semanas para evitar tener problemas musculares y de este tipo. Hay veces, que cuando una persona decide llevar un mantenimiento e ir al fisioterapeuta con mayor frecuencia, llega el momento de que durante esas semanas no presente dolor, ese es nuestro objetivo, que no haya dolor. Porque otro fallo frecuente, es que cuando uno mismo considera que ya no tiene dolor, decide no asistir a su sesión de fisioterapia porque “supuestamente” no le pasa nada, y cuando viene a la sesión se da cuenta de que sí que hay tensión muscular y de que esa sesión si era importante para no tener dolor de nuevo próximamente. En estos casos, lo que hay que hacer es venir en prevención para no tener dolores tensionales que luego limiten sus actividades de la vida diaria.
Estas líneas son consejos que la experiencia me ha llevado a poder recomendar a nuestros pacientes, qué es lo mejor para ellos, siendo, estas recomendaciones, individuales para cada caso.
La fisioterapia realizada por fisioterapeutas colegiados es una terapia saludable que ayuda en tu día a día a prevenir lesiones y dolores, por ello, no dudes en contactar con nosotros para ayudarte a conseguir vivir sin dolores.