Competiciones deportivas, claves para tu preparación

El deporte está de moda. Cada vez hay más personas que empiezan a practicar algún tipo de deporte. Y en general esto está muy bien, ya que  muchos de los trabajos implican pasar muchas horas frente a un ordenador, con lo cuál aumenta el sedentarismo.

Ligadas a las prácticas deportivas están las competiciones. Carreras, maratones, torneos, partidos… La variedad es muy extensa y engancha cada vez a más gente. Esto está muy bien, sin embargo no hay que tomarse a la ligera la participación en uno de estos eventos. La preparación es fundamental para que todo transcurra sin complicaciones.

Lo primero es conocer tu cuerpo, tus capacidades, tus habilidades y tus límites. Porque la falta de preparación puede provocar que aparezcan serias lesiones que repercutan en tu vida cotidiana.

Para no tener sorpresas desagradables la ayuda de la fisioterapia deportiva es esencial. Los expertos en esta materia, con antelación a la competición deportiva en la que quieras participar te harán un examen completo para ver cuál es el estado general de salud. Una de las pruebas habituales en estos casos es la prueba de esfuerzo, en la que se controlan tus constantes y se puede observar si hay algún problema.

Además de todo esto, el trabajo con tu fisioterapeuta comentará por realizar un programa de preparación. En este programa se realizarán estiramientos y ejercicios de calentamiento que se pueden combinar con masajes descontracturantes cuyo objetivo es conseguir que tus músculos estén en las mejores condiciones para la competición deportiva.

Este trabajo debe realizarse con antelación al evento deportivo y se irán intensificando los ejercicios para mejorar la capacidades.

Llegada la fecha de la competición, también es fundamental que tu fisioterapeuta te ayude y asesore en cuanto al calentamiento, estiramiento y relajación de los músculos y ligamentos, prestando especial atención a los que más van a sufrir en la carrera o en el partido.