¿Cómo ayuda la fisioterapia a los enfermos de Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa en la que la ayuda de la fisioterapia llega a ser muy importante a la hora de tratar de mantener el mayor nivel de autonomía de los pacientes. Esta enfermedad se manifiesta de muy distinta forma en las personas y en cada uno de ellos se agudizan unas discapacidades u otras.

Aunque el Alzheimer se caracteriza principalmente por la pérdida de la memoria inmediata y otra serie de capacidades cognitivas, llega un momento en el que el deterioro también afecta a las capacidades musculares y articulares y, por tanto, a la capacidad de manipulación y de movimientos.

La ayuda e intervención de la fisioterapia desde las fases iniciales de esta enfermedad puede conseguir que la capacidad de movimiento, los dolores y otros problemas asociados no avancen demasiado deprisa y se pueda conseguir que la persona tenga la mejor calidad de vida y grado de independencia.

Entonces, ¿cómo ayuda la fisioterapia a los enfermos de Alzheimer? La ayuda de los programas de fisioterapia para estos colectivos de pacientes puede incluir, entre otras, las siguientes acciones y ayuda:

  • En las fases iniciales de la enfermedad se trabaja con ejercicios y movilizaciones destinados a cuidar el estado de los músculos, articulaciones y huesos. Se hacen ejercicios para trabajar la fuerza, la flexibilidad y elasticidad. Con la repetición continuada de estas movilizaciones se consigue que no haya agarrotamientos musculares, pérdida de masa muscular, elasticidad y fuerza. De esta manera cuando el Alzheimer va avanzando y empieza a afectar a las extremidades y tronco el cuerpo está más resistente y se puede retardar un poco el deterioro.
  • Una vez que los problemas de movilidad y dolores han comenzado la acción de la fisioterapia puede contribuir a recuperar ciertas zonas, disminuir dolores y adoptar otras serie de medidas preventivas.
  • Cuando el Alzheimer está en las fases más avanzadas y el enfermo ha perdido gran parte de sus capacidad de movilidad y pasa en silla o en casa gran parte del día, la fisioterapia puede ayudar a aliviar problemas agudos y realizando ciertos ejercicios y movimientos se puede ayudar a prevenir escaras y llagas.