Alzheimer, los beneficios de la fisioterapia

El Alzheimer es una de las causas más frecuentes de demencia y, por tanto, uno de los mayores problemas que afectan a las personas mayores. Uno de los tratamientos que pueden reportar importantes beneficios a este colectivo de pacientes es la fisioterapia.

En Fisiohogar Segovia disponemos de un equipo de fisioterapeutas colegiados y con amplia experiencia que pueden acompañar a paciente y familiares en el proceso de esta enfermedad. Una de las consecuencias de esta enfermedad degenerativa es que el deterioro mental y cognitivo acaba por afectar a otras partes del cuerpo dificultando la movilidad y manipulación de objetos de las personas que padecen Alzheimer. Con la ayuda de la fisioterapia se puede conseguir que estos problemas no avancen demasiado rápido. A través de programas especializados se trata de cuidar el buen estado de los músculos, tendones y articulaciones para que puedan estar lo más fuertes posibles para combatir el deterioro.

Por todo esto, el principal beneficio que reporta la fisioterapia a las personas con Alzheimer es mantenerles ágiles y hábiles para tratar de mantener su cuerpo en el mejor estado posible.

En Fisiohogar Segovia contamos terapeutas que conocen los últimos métodos y técnicas para tratar a pacientes de Alzheimer y que podrán diseñar un plan de trabajo que le reporte los máximos beneficios posibles.

Fisioterapia según las fases de la enfermedad

Una de las características de esta enfermedad degenerativa es que se sigue un proceso de deterioro, que aunque se sabe que no se puede detener, sí se puede tratar de ralentizar su avance y de cuidar al máximo el cuerpo del paciente y sus capacidades y habilidades.

Aunque cada caso es único y cada paciente reacciona y evoluciona de manera diferente, en general se puede decir que el Alzheimer se caracteriza por tener tres fases:

  • Fase inicial. Aquí los síntomas aún son leves. Es la etapa en la que empieza la desorientación y en la que, por ejemplo, un cambio de entorno puede provocar un trastorno muy grande. Empiezan a olvidar algunas cosas, pero por regla general su capacidad de autonomía para valerse por sí mismos es buena.
    En esta fase inicial del Alzheimer aunque todavía son capaces de realizar la mayoría de los movimientos y maniobras, empiezan a tener dificultad para realizar ciertas tareas que antes hacían de manera automática, también puede que empiecen a tener dificultades para emplear y manipular algunos objetos. La fisioterapia para esta fase se caracteriza por ser de mantenimiento, con ejercicios estimuladores, relajantes, se trabaja la motricidad, la repetición de movimientos básicos y se trata de reforzar las buenas posturas.
  • Fase intermedia. Esta etapa suele ser la más larga y en la que el deterioro cognitivo y físico del paciente es muy evidente. Las lagunas de amnesia son grandes y el enfermo presenta serias dificultades para realizar tareas habituales como vestirse o comer. La fisioterapia en esta fase se centra en cuidar el estado de los músculos y articulaciones que poco a poco se van atrofiando y dificultan la movilidad. Se realizan ejercicios de relajación, para descontracturar la zona de la espalda y cuello, sobre todo. También se trabaja la fisioterapia respiratoria o la motricidad fina y gruesa, así como el tratamiento del dolor.
  • Fase final. Dado el gran deterioro del paciente el principal objetivo de la fisioterapia en este periodo es tratar de evitar los problemas que surgen de la inmovilización. A través de distintos ejercicios y movilizaciones se trata de prevenir el deterioro musculoesquelético, la pérdida de fuerza y de la masa muscular.
    Se realizan movilizaciones que ayuden a la expulsión de secreciones, se cuida la circulación sanguínea y se trata de prevenir los problemas derivados de la falta de movilidad con cambios posturales. Para todo ello los masajes tonificantes son muy importantes.

Atención personalizada y a domicilio

El desarrollo del Alzheimer hace que las dificultades para trasladar a la persona enferma planteen problemas para ver dónde se llevan a cabo las sesiones de fisioterapia. Primero por la desorientación y después por las dificultades de movilidad tener que acudir a una clínica puede ser un calvario. Por eso en Fisiohogar Segovia le proponemos que seamos nosotros los que nos traslademos a su hogar.

atencioncasa

El fisioterapeuta encargado de su caso acudirá a su casa con todo el material necesario para realizar las sesiones. De esta manera el paciente estará tranquilo en un entorno que conoce y podrá estar más relajado para participar más tranquila y activamente en los ejercicios o actividades que le proponga el terapeuta.

Por supuesto, la vigilancia y observación del paciente es total y en el momento en el que se detectan variaciones en el estado de salud y en las capacidades y habilidades nuestros expertos llevarán a cabo las modificaciones necesarias. En eso consiste nuestro tratamiento personalizado, vigilar y controlar la evolución de la persona con Alzheimer y proporcionarle el mejor tratamiento fisioterapéutico.