¿Cómo actúa la fisioterapia respiratoria en los niños?

La fisioterapia respiratoria es un tratamiento que puede reportar muchos beneficios a los niños. En la etapa de la infancia son comunes los problemas relacionados con mucosidades que impiden una buena respiración o que incluso pueden provocar dolencias o enfermedades más complejas.

Para evitar estos problemas mayores la intervención de la fisioterapia respiratoria puede resultar de gran ayuda. 

A menudo el uso de la fisioterapia respiratoria resulta desconocido para los padres que tratan de solucionar los problemas de respiración más leves de manera casera o con remedios de toda la vida. Sin embargo, la atención fisioterapéutica puede mejorar de manera notable el estado del niño y, en muchos casos, incluso eliminar por completo el problema.

Por eso, en cuanto se detecta algún tipo de problema relacionado con la respiración es importante comentarlo con su pediatra. Él valorará si es necesario la atención fisioterapéutica.

Pero ¿cómo actúa la fisioterapia respiratoria en los niños? Pues existen diferentes métodos y sistemas de trabajo que se emplearán dependiendo del problema a tratar. En general, podemos decir que:

  • Se realizan ejercicios destinados a aprender y mejorar la respiración
  • Se hacen masajes que favorecen la movilización y expulsión de mucosidades
  • Se provocan toses controladas para la expulsión de mucosidades
  • Extracciones con aparatos especializados

Estos tratamientos se pueden iniciar en cualquier momento, no hay que esperar a que el niño tenga una determinada edad. Dependiendo de los meses o años que tenga el niño, se empleará uno u otro tratamiento.

Como padres a veces estas sesiones nos pueden parecer agotadoras para los bebés, porque se les hace trabajar o se les puede ver algo agobiados, pero hay que estar tranquilos y comprender que están en manos expertas que no le van a causar daños, al contrario, le van ayudar. Aunque haya momentos puntuales en los que vemos a los niños agotados por las toses provocadas, los ejercicios o incluso el llanto, después pasarán a una etapa de reposo y tranquilidad al verse libres de las mucosidades que les impedían respirar tranquilamente.